Cuidados personales para trastornos temporomandibulares (TTM)

Usted tiene un trastorno temporomandibular (TTM). Este término describe un grupo de problemas relacionados con la articulación temporomandibular (ATM) y los músculos asociados a ella. La articulación temporomandibular está situada en el punto de unión de los maxilares superior e inferior. El objetivo del tratamiento es que la mandíbula recupere su función normal. Pero debe seguir cuidándose. Si tuvo un trastorno temporomandibular, es importante que no vuelva a lesionarse. Adquiera el hábito de revisarse. Así podrá notar si algún síntoma empieza a aparecer de nuevo y podrá tomar medidas de inmediato.

Un hombre sentado en una silla de oficina frente a la computadora.

Cómo revisarse

Adquiera el hábito de evaluarse unas cuantas veces al día. Pruebe escribir recordatorios. O póngase una alarma en el reloj o en la computadora. Cuándo se revise, pregúntese lo siguiente:

  • ¿Me siento estresado?

  • ¿Tengo los músculos tensos?

  • ¿Estoy rechinando o apretando los dientes?

  • ¿Es saludable mi postura corporal?

  • ¿Puedo hacer algo para estar más cómodo?

Si responde que “sí” a alguna de estas preguntas, debe tomar medidas. Cambiar de postura o tomar un descanso breve pueden ayudar a prevenir o aliviar los síntomas del TTM.

Preste atención a su cuerpo

Muchas personas se acostumbran a ignorar el dolor. Pero el dolor indica que el cuerpo necesita atención. Haga lo siguiente para mantener saludable la articulación temporomandibular:

  • No coma alimentos duros ni difíciles de masticar. Aun si se siente bien, comer esos alimentos puede provocar los síntomas de nuevo.

  • Conozca su cuerpo. No ignore los síntomas del trastorno temporomandibular. El dolor persistente en el cuello o la mandíbula pueden ser un signo de que necesita atención.

  • Cumpla con las visitas de control. Asegúrese de asistir a todas las citas con el equipo de atención médica.                                                                                                                              

Controlar el estrés

El estrés es un factor fundamental en el TTM. Puede hacer que apriete los músculos o que rechine los dientes. También puede afectar su descanso y reducir la capacidad del cuerpo de recuperarse. Las siguientes son algunas recomendaciones para controlar el estrés:

  • Aprenda maneras de relajarse. Pruebe escuchar música o estirarse con suavidad. Haga varias respiraciones profundas y lentas. O cierre los ojos e imagine un lugar o un objeto que sean relajantes.

  • Descanse y duerma mucho.

  • Propóngase objetivos que sepa que puede alcanzar.

  • Haga tiempo para las personas y las actividades que lo hacen sentirse bien.

  • Pida ayuda si la necesita. Los amigos y los familiares pueden hacer mandados y prepararle comidas. 

Manténgase activo

El ejercicio ayuda al cuerpo de muchas maneras. Le permite aliviar la tensión y relajarse. También ayuda a controlar los músculos y los tejidos. De ese modo, puede recuperarse más rápido y reducir la probabilidad de volver a lesionarse. Estos son algunos consejos para empezar:

  • Hable con su proveedor de atención médica antes de comenzar un programa de actividad física.

  • Siempre haga ejercicios de precalentamiento y de estiramiento antes de cada actividad. De esta forma, ayuda a prevenir lesiones.

  • Pruebe caminar o nadar. Son actividades suaves para las articulaciones. También son beneficiosas para el corazón y los pulmones.

  • Pruebe hacer yoga o tai chi. Son actividades relajantes que alivian el estrés.

© 2000-2021 The StayWell Company, LLC. Todos los derechos reservados. Esta información no pretende sustituir la atención médica profesional. Sólo su médico puede diagnosticar y tratar un problema de salud.